lunes, 28 de febrero de 2011

Apoteosis




La Apoteosis es la transformación de un mortal en dios. En la historia de Grecia y Roma hubo algunos gobernantes de los que se dijo que habían alcanzado la Apoteosis y habían llegado a ser dioses. A medida que aumentaba su popularidad, también lo hacían las historias sobre sus grandes hazañas y proezas. Actualmente, la cosa no ha cambiado mucho. Hay gobernantes, que pase lo que pase, hagan lo que hagan, el pueblo los veneran, los valoran, los disculpan, los endiosan en una palabra; como es el caso de nuestro Alcalde-Presidente.


El viernes pasado, se dió un baño de masas en el Hotel Parador La Muralla, donde se celebraban los 10 años de mandato de su partido. Obviamente, como no podía ser de otra manera, se presenta nuevamente como candidato a las próximas elecciones; sabedor de que no tiene rival, de que la gran mayoría del pueblo lo adora, porque sabe que a ellos les basta con que los salude, y los salude, y los siga saludando, aunque luego no cumpla nada de lo que les promete durante ese saludo, pero... ¡Es tan cercano...! No importa que durante esta legislatura haya habido unos cuantos de la lista que han sido cesados o han tenido que dimitir por causas más o menos graves, en muchos casos la Justicia decidirá, no importa. Él no lo sabía, él no los controlaba, él no era el culpable de nada, al fín y al cabo, él sólo era el que los había nombrado y el que se suponía tenía que llevar las riendas de todo...


Siempre está disculpado. Hubo quejas de algún sector que decían que no habían dado ni agua, pero claro, enseguida hay alguien que les dice que en época de crisis, hay que dar ejemplo..., lo que quizás no sepan es que no hay ni para agasajar a sus militantes porque se lo han gastado todo en nombramientos de altos cargos y eventuales (bonita manera de emplear el dinero que han ahorrado con el recorte de las nóminas de los funcionarios).


No faltó casi nadie, ni tan siquiera la última víctima de su mandado, la Consejera de Asuntos Sociales. Como todos sabemos, cometió el grave error de dar una opinión desafortunada donde las haya en el Senado. No era el lugar ni eran las palabras adecuadas. Ni se puede generalizar. Pero ella no tiene la culpa, si se rodeara de personas más preparadas, no pasarían estas cosas, porque al fin y al cabo, lo que dió fue su opinión personal, que no está exenta de razón en algunos casos. Lo admitió, se disculpó varias veces, y dimitió. Con eso tendría que estar todo zanjado. El Sr. Vivas, debería haber hablado del tema con los que exigen todavía más de la Consejera, con la misma naturalidad y el mismo ímpetu con el que ha salido en otras ocasiones a defender a otros miembros de su gobierno, reconociendo que lo que dijo estaba muy mal, y que ya ha cumplido con su dimisión, y así cerrar un capítulo desfortunado..., y no dar lugar a tener que escuchar todos los días comentarios y gritos de que abandone el escaño. Claro, que como se trata de un colectivo que son intocables, pues ahí está la clave. Ya está bien, intocables sólo fueron los de Eliot Ness. Ahí es donde debe demostrar su autoridad.


Con todo ésto, y mucho más, el pueblo lo votará masivamente, sin importarle nada. Se han acostumbrado a él, hay cosas inexplicables, es como cuando se tiene un hijo y lo aceptas tal cual aunque sea el peor de todos. Los que no lo votamos, los que tenemos que aceptarlo porque lo elige una mayoría, solamente le pedimos que tenga mejor acierto al elaborar las listas electorales, porque esa parte del pueblo que tenemos que soportar un gobierno que no nos gusta, al menos, queremos personas preparadas, responsables y honestas, que ya que nos representan, no nos hagan sentir vergüenza ajena.


Espero que algún día el pueblo reaccione, y a esta maravillosa ciudad se le caiga la venda. Mientras tanto, me quedo con una pequeña reflexión, no sólo somos lo que comemos, también "somos lo que votamos".

3 comentarios:

Blog de Ceuta dijo...

pues para hacer la lista de candidatos segun tu ya electos lo tendra dificil porque entre los que ya a colocao los que estan y los que han estado ya quedaran pocos

Mística dijo...

No te creas, salen como los hongos, a nadie le amarga el dineral que cobran durante 4 años o lo que duren...fíjate que algunos satélites de los que todavía tiene a su alrededor llevan más tiempo que él metidos de una manera u otra en el Ayuntamiento.

Javier dijo...

Muy buena reflexión. Un pueblo es lo que vota, le guste o no a todo el pueblo. Esa es la Democracia.

 
;